El Poder de la Naturaleza



Hay aromas que nos remiten a momentos de felicidad, nos hacen sonreir y se graban en nuestra memoria incluso durante años. En Zazil Artesanal, saben que los aromas tienen el poder de elevar el espítitu, de hacernos felicices, y de dibujar una sonrisa en nuestro rostro. El ritmo de vida moderno se detiene por un instante cuando abrimos una delicada botella de Zazil: como si se tratara de pequeñas lámparas mágicas, dejan escapar deliciosos aromas que nos cautivan y nos llevan a un estado de tranquilidad y bienestar.


Zazil es una palabra Maya que significa Transparencia de Espíritu, Luz, Claridad y Brillantez. Así mismo, Zazil era el nombre de la princesa hija de Nachan Can quien fue cacique de Chactemal ahora conocido como Chetumal.


Sus aceites escenciales son un regalo de la naturaleza, se producen al extraer las cualidades curativas y aromáticas de las plantas mediante diversos métodos. Al concentrar todas las cualidades benéficas de las plantas, estos aceites son portadores salud y bienestar físico y emocional. Cada aceite transmite las propiedades curativas de las plantas de las que se obtiene, así es como el aceite esencial de jazmín es un estupendo relajante; el aceite de romero es un estimulante del sistema nervioso, el aceite de tomillo tienen propiedades bactericidas, mientras el aceite de menta tiene virtudes analgésicas.


Cuenta la mitología de los pueblos escandinavos que Iduna, diosa de la vida y la fertilidad, fue liberada del cautiverio por el dios Loki, que una vez transformado en halcón la convirtió en una avellana, para así transportarla fácilmente. La avellana ha tenido un papel importante en la simbología de diversas culturas, siendo representación de la fecundidad y la fertilidad. En distintos pueblos es tradicional colocar cestos de avellanas y otros frutos secos en las ceremonias nupciales.


Dentro de su línea de productos, Zazil Artesanal presenta su Aceite Portador de Avellana 100% puro, producido en España y obtenido mediante una primera presión en frío para posteriormente ser exigentemente filtrado. El árbol de la avellana es originario de Europa. Se le conoce desde el siglo IV Antes AC. Con el tiempo su cultivo se extendió hasta Asia Menor, el Cáucaso; al igual que al norte de África. Los turcos comenzaron su producción, siendo todavía uno de los principales productores, junto con Italia, España, Estados Unidos y Francia.


La relajación, la paz y el placer son el resultado de una serie de elementos – de momentos únicos y memorables que nos hacen partícipes en el mundo de hedonismo que nos rodea. Los aromas, elusivos y seductores, juegan un rol importante en toda experiencia, plasmados por siempre en nuestra memoria olfativa.


Featured Posts
Recent Posts